34842504912079

406 euros de renta, 32 de teléfono y wifi, abono de transporte 25, Spotify 10, HBO 10, Disney 10, seguro dental de Adeslas 12, gimnasio 20, electricidad 35, depilación 70, terapia 180, comida y aseo 250; suman casi 1000 euros al mes en gastos básicos, sin tener en cuenta lo que puedas gastarte por ahí para entretenerte o en posibles emergencias. Estas son las matemáticas que debo tener en cuenta para llegar a fin de mes y mantener una vida relativamente normal, en relación a los 28 años que tengo. Estos son los números que no debo dejar pasar si quiero que mi salario de 1200 euros alcance para los 30 o 31 días del mes. Excepto febrero, por suerte, febrero es corto. 

Cuando solía vivir con mi primo Ronald, sobre todo los 10 meses que estuve sin trabajar entre 2020 y 2021, fui testigo de muchos de sus arranques ilusorios vinculados al dinero. Solían darse un día sí, un día no. Después de preparar el desayuno y sentarse a programar un rato, a media mañana, de forma sorpresiva abría la puerta de su habitación y me gritaba: Camila, ¡no podemos seguir así! ¡Hay que pensar en un negocio para poder hacer dinero! En cambio, los días en los que solía estar más triste o “de bajón” se acostaba en el sofá, y pensaba en cómo generar más dinero y en lo que haría si ganaba el euromillón. ¡Los millones!, en eso pensaba siempre Ronald. Yo me reía o intentaba arrastrarlo hacia la tierra, pero Ronald seguía soñando con todo lo que conseguiría con sus millones. 

Lidia, mi compañera de piso, al poco tiempo de mudarse comenzó también a hacer referencias al euromillón. Desde el verano creamos la costumbre de comprar ticketst en un estanco, relativamente a menudo. Su positivismo era tal que hasta yo llegué a imaginarme lo que haría con el dinero: traer a mi abuelo de Cuba, comprar una casa en Miami para mi hermano y papi, comprar una casa aquí, comprarle otra a mami y otra a mi prima Yayi; luego, viajar el mundo entero, comprar otra casa en la playa y pagarme todas las formaciones necesarias para montar un negocio propio. Pero uno aterriza en la realidad muy pronto cuando tienes que usar tus vacaciones para trabajar en otro sitio y así conseguir un dinero extra, para que luego Hacienda termine cobrándolo al año siguiente. 

¿Es cuestión de etapas, de contexto, de país? Últimamente me siento en los zapatos de Ronald, y en los sueños de Lidia. Llevo meses pensando en la mejor forma de hacer dinero, en la más honesta. Aunque a veces confieso que me pasa por la mente vender bragas por internet o abrirme una cuenta en Onlyfans, algo bastante normalizado ya. Confieso que en muchas ocasiones me hace reír, de forma peligrosa, la frase instagrameable: Cada día, más cerca de la prostitución. Pero lo sigo dejando en el plano humorístico y me limito a seguir aplicando a puestos de trabajo repetitivos que aparecen en LinkedIN, Indeed o Infojobs. Me limito a seguir enfocada en el curso de edición y en moverme con mis amigos, y los amigos de estos, con la esperanza de que algún día aparezca algo mejor para no tener que emigrar una vez más. 

Es difícil mantener la calma, especialmente si en estos tiempos pos covid y con serios conflictos bélicos, vas al supermercado y cada semana el queso te avisa que todo ha subido de precio aunque no te des cuenta. Por suerte, según tu nivel de pobreza, raciocinio y/o resistencia a malas circunstancias -cuenta doble esta última si vienes de un país subdesarrollado-, la parte buena de todo esto es que te ves obligado a ser organizado con tus finanzas y poner límites en el bolsillo a la hora de gastar dinero en cosas superficiales o medallones de queso de cabra. 

7 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Seguir leyendo...

Autocompasión

Hasta hace unos años fui especialista en competir conmigo misma y con mi padre. Pasé la niñez, la adolescencia y la mayoría de mis veintes

Leer ahora »

Menos / Más

Admiro a aquellos que han sido capaces de aprender a gestionarse a sí mismos sin ningún tipo de guía. Yo he conseguido las herramientas para

Leer ahora »

In-Extrospección

He encontrado un lugar seguro en la meditación. He encontrado quietud en la naturaleza y el silencio. Ahora sólo consigo pasar los días malos controlando

Leer ahora »

Navidad

Creo entender ya el tipo de sensaciones tan paradójicas que suele provocar la Navidad y el inicio del invierno. Hay una especie de dicotomía en

Leer ahora »

Dependienta

Creo que todos, al menos durante un año de nuestra vida, deberíamos trabajar de cara al público. Me atrevería a decir incluso que a muchos

Leer ahora »

Lo poco que me pertenece

Estoy en un proceso de constante aprendizaje, adaptación, inserción, crecimiento y maduración. Todos los días pongo a prueba mi cerebro, mi sistema nervioso, mis emociones.

Leer ahora »