Lo poco que me pertenece

Estoy en un proceso de constante aprendizaje, adaptación, inserción, crecimiento y maduración. Todos los días pongo a prueba mi cerebro, mi sistema nervioso, mis emociones. Terminal de cobro nuevo, aquarius, entorno laboral, tipos de sushi, sistema político, personas, contexto, cultura, máquina para recargar el abono de transporte, luces y dispensadores con sensores de movimiento, edificios a lo Mies van der Rohe, trabajo de oficina, trabajo de cara al público, relaciones afectivas. Constantes procesos de aprendizaje para insertarme en una sociedad que no me pertenece y a la que le da igual si me siento o no parte de ella. 

Me pregunto de forma constante qué nos pertenece en realidad. Yo, personalmente, solo experimento ese sentido de pertenencia con mi gato y el más reciente colchón donde duermo. Y, si algún día tengo que marchar otra vez, todo dejará de ser mío. Tampoco tuve un sentido de pertenencia muy afianzado en Cuba, a pesar de haber nacido ahí y haber vivido 24 años en La Habana. Emigrando me di cuenta de que, en realidad, nada nos pertenece completamente. En todo caso, como dijo Tyler Durden en Fight Club: “The things we own end up owning you”. 

Me costó siempre entender el extremo patriotismo de los estadounidenses y la entrega política de los españoles. Esto último lo veo más ahora por cómo la gente vive los conflictos más recientes. Yo no me siento de ninguna parte, ni de aquí, ni de allá. Yo me dedico a sobrevivir, a no involucrarme en muchas cosas simplemente porque no siento que me representen, no siento que sean mías. Porque para mí todo es temporal, pasajero, efímero, circunstancial. Porque realmente, si de pronto cae una bomba, todos quedamos iguales, sin nada. No digo con esto que sea algo positivo o negativo, es sólo mi experiencia, mi percepción y mi condición actual tal y como la vivo en estos momentos. 

Aprendo todos los días, aprendo sobre todo de las personas que me rodean y de mi misma, de mis capacidades, de mis errores, aprendo de la condición humana, de personalidades, de caracteres, aprendo de los amigos, de los rollos. Esas son las únicas cosas que realmente me pertenecen, a mi entender: mis experiencias, mis recuerdos. Y cada día me doy cuenta de que ninguno tenemos idea de lo que estamos haciendo, de que todo nuestro pensamiento está condicionado por algo, lo que sea. Me doy cuenta de que todo es relativo, nada es absoluto y, por mucho que algunos quieran ser extremistas o pragmáticos, la subjetividad nos domina, sobre todo porque somos humanos y la sociedad está en constante cambio.

4 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Seguir leyendo...

Autocompasión

Hasta hace unos años fui especialista en competir conmigo misma y con mi padre. Pasé la niñez, la adolescencia y la mayoría de mis veintes

Leer ahora »

Menos / Más

Admiro a aquellos que han sido capaces de aprender a gestionarse a sí mismos sin ningún tipo de guía. Yo he conseguido las herramientas para

Leer ahora »

In-Extrospección

He encontrado un lugar seguro en la meditación. He encontrado quietud en la naturaleza y el silencio. Ahora sólo consigo pasar los días malos controlando

Leer ahora »

Navidad

Creo entender ya el tipo de sensaciones tan paradójicas que suele provocar la Navidad y el inicio del invierno. Hay una especie de dicotomía en

Leer ahora »

Dependienta

Creo que todos, al menos durante un año de nuestra vida, deberíamos trabajar de cara al público. Me atrevería a decir incluso que a muchos

Leer ahora »